5 Claves para crear una marca de ropa online

Gentleball tienda de ropa online
La primera sesión de fotos de mi marca de ropa Gentleball.com

Hace algunos meses sentí la curiosidad de poder crear una marca de ropa propia, Gentleball. En ese momento pensaba que estaba capacitado para emprender un proyecto propio y que al mundo le encantarían mis diseños. Ahora me gustaría contar la verdadera realidad.

En el momento de crear una marca de ropa se te vienen muchas cosas a la cabeza: ¿Cómo puedo imprimir mis diseños?, ¿Cómo voy a registrar mi marca?, ¿Necesito una tienda online?… y lo más importante, ¿Cuánto dinero necesito para lanzar mi propia tienda de ropa online?

Era momento de poner en orden todas estas preguntas y comenzar a organizar mi futuro proyecto.

Estudio de mercado para crear una marca de ropa

Lo primero fue explorar en mis diseños el valor diferencial. Esa característica que te diferencia del resto y que permitirá que un posible grupo de personas estén dispuestas a comprar tus productos.

Fue algo complicado porque, naturalmente, tus personas más allegadas siempre van a apoyarte y a decirte eso de “es una buena idea”. Pero, ¿Cuántos de ellos realizarían una compra si la tienda no fuese tuya?

En este primer punto necesitas hacer las preguntas correctas a las personas indicadas. Para ello tienes que buscar personas que creas que van a ser totalmente sinceras, y preguntarles por experiencias pasadas en lugar de futuras. Me explico:

Si yo le pregunto a mi padre si me compraría una camiseta, me dirá que sí. Pero si le pregunto cuántas veces ha comprado camisetas similares a las que yo he diseñado en los últimos 6 meses a través de internet, seguramente me diga que no.

Eso sí, la verdadera realidad es difícil de anticipar. Lo que nos espera ahí fuera seguramente sea muy diferente a lo que podamos llegar a planificar en un principio.

Búsqueda de proveedores textiles y dropshipping para crear una marca de ropa.

En el momento en que tuve claro que mis diseños se podían vender, me decidí a buscar los proveedores necesarios para dar un servicio de calidad.

Mi primera intención era crear un «Dropshipping de ropa», ya sabes, ese modelo de comercio electrónico en el que los costes de stock no los soportas tú y adaptas tu oferta a la demanda. Si un producto se vende, el pedido llega a tus proveedores y ellos se encargan de fabricar y enviar el producto a su destino.

El Dropshipping era el modelo de negocio que más me interesaba porque me evitaba asumir unos costes iniciales demasiado altos de almacenamiento y fabricación de productos partiendo de un volumen de cero ventas.

Fue entonces cuando aparecieron los primeros inconvenientes. Las fábricas de impresión textil en España (por lo general) no son capaces de ofrecer un buen servicio de dropshipping para marcas de ropa.

Después de contactar con muchos proveedores me decanté por el que me ofrecía la posibilidad de tener sólo una pequeña cantidad de productos en stock, y realizar la impresión de las prendas bajo demanda, con lo que mis costes iniciales no se dispararían.

Por otra parte, yo estaba interesado en la impresión digital (DTG) ya que a mi juicio es una de las técnicas que menos deterioro sufre con los posteriores lavados, y que más capacidad te otorga para darle a tus diseños unos componentes de color más variados.

Ya tengo mi proveedor de impresiones para crear una marca de ropa, es el momento de encontrar el fabricante textil que realice las prendas tal y como yo las quiero.

Busqué y rebusqué e internet intentando conseguir:

  • La posibilidad de realizar un pedido sin cantidad mínima.
  • Las prendas deben llegar sin la etiqueta del proveedor o contar con la posibilidad de extraerla fácilmente.
  • El componente debía ser 100% algodón.
  • El gramaje de las camisetas debía ser superior a 145gr.

Estas eran mis condiciones para poder ofrecer un producto final de calidad.

No os creáis que quedaron muchos candidatos después del cribado final. Tan sólo 3 alternativas de las que encargué un par de modelos de cada uno para comparar texturas, colores, dimensiones, etc.

Ahora sí, toca registrar mi marca de ropa.

Cuando dispones de los elementos básicos para fabricar tus primeros productos, es importante registrar tu marca de ropa para evitar posibles imitadores y conflictos con otras marcas.

En mi caso registré tanto mi logo como mi denominación comercial. El trámite suele tener un coste de entre 125 y 150€, y se puede realizar a través de la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Ni que decir tiene que, al estar hablando de una web de un organismo público, es una web muy compleja de utilizar y que en algún momento puede hacer que os tiréis de los pelos.

Muchos os preguntaréis por qué no registré la marca en un primer momento. La razón es que, antes de crear un proyecto de negocio, creo que es indispensable realizar un pequeño testeo sobre su viabilidad.

La confirmación del derecho de uso de la marca y el logotipo os la enviarán pasados 5 o 6 meses desde la petición. Un tiempo bastante amplio en el que será vuestra elección si deseáis comenzar a vender y a construir el resto de vuestra marca, o bien si preferís esperar la confirmación.

En mi caso, yo seguí completando mi tienda de ropa online, realizando sesiones de fotos, y preparando mis estrategias de marketing, e incluso recibí algunos pedidos antes de recibir la confirmación oficial.

Puede parecer algo arriesgado, pero antes de nada comprobé que no había ninguna marca registrada con el mismo nombre en este Localizador de marcas que pone a nuestra disposición la OEPM.

Transporte y embalaje de mis productos

Lo reconozco, en un primer momento no le presté mucha atención al transporte de los pedidos. Pensaba que podía ser un aspecto superficial que no requería demasiados esfuerzos, pero no es así.

Encontrar una buena agencia de transporte que realice los envíos con rapidez, seguridad, y de forma económica es esencial.

La rapidez es necesaria para no recibir críticas de tus clientes. Con el auge de plataformas como Amazon, el consumidor se ha acostumbrado a recibir los productos en un corto espacio de tiempo y, si nosotros no lo hacemos, comprarán a la competencia.

Imaginad que vais a hacer un regalo a alguien y, como de costumbre, lo habéis dejado para el último momento. Necesitaréis saber que se cumplirán los plazos de entrega para que el regalo llegue a tiempo.

La seguridad también es esencial para garantizar que nuestros productos llegarán en las mejores condiciones y el paquete no sufrirá daños. Dentro de este apartado también debemos valorar que el servicio nos permita realizar pedidos a contrareembolso y devoluciones.

La devolución es un servicio que tienen algunas empresas de paquetería por la que, cuando envías el nuevo producto, el transportista recoge el paquete que se va a devolver en el mismo envío, reduciendo sus costes.

Por último, me aseguré de recibir unas tarifas económicas y de poder tramitar los envíos online.

En mi caso, me decanté por Tipsa Azuqueca, que ha sido uno de los proveedores que no he cambiado en todos estos años desde que lancé mi marca de ropa.

En cuanto al empaquetado de los productos, la estética para nosotros es muy importante, por lo que compramos cajas de cartón de diferentes tamaños, en color blanco, y con el logo de nuestra marca en la solapa.

Hay algunas marcas que deciden enviar los productos directamente en la bolsa de plástico, pero, en mi opinión, debemos ofrecer a nuestros clientes un servicio posventa a la altura de nuestro producto.

Además, en los pedidos de mayor volumen, incluíamos una pulsera de tela de regalo.

Creación de mi tienda de ropa online

Si deseas crear una marca de ropa, es indispensable contar con una tienda online.

Para el diseño de la tienda de ropa online valoramos dos alternativas.

La primera era construir la tienda online de ropa con Woocommerce. Con esta opción nos asegurábamos que teníamos el control total de la página web y teníamos la posibilidad de utilizar todas las herramientas que incorpora WordPress.

Por otro lado, valoramos la opción de diseñar la tienda online de ropa en Shopify, una herramienta muy fácil de usar y con el objetivo claro de la venta online.

Aunque sabíamos que las tiendas de Shopify convertían muy bien, nos decantamos por una tienda online con Woocommerce por el simple hecho de que la propiedad de la web es y será siempre nuestra, y que los costes de mantenimiento son más bajos.

El punto negativo de Shopify es que es un alquiler de la página web. En el momento en que dejas de pagar la suscripción mensual del servicio (en torno a 29$ al mes), la página web desaparecerá para siempre.

Conclusión

Crear una marca de ropa online es un proyecto complejo y lleno de obstáculos. Pero a la vez es una bonita experiencia. A mí, personalmente, me encanta salir a la calle y ver a gente vistiendo los diseños que yo he elaborado.

Me he dejado muchos temas en el tintero, y más adelante os hablaré de mi estrategia de marketing y cómo conseguí convertir mis primeras ventas.

También reconozco que en algunos aspectos he pasado bastantes cosas por alto. Seguro que también podría hacer un artículo completo para cada uno de los aspectos que he tratado en este artículo.

Por último, pero no menos importante, me gustaría animaros a crear una marca de ropa por vuestra cuenta. Y, por supuesto, nos ponemos a vuestra disposición para ayudaros en cualquier aspecto. Podéis contarnos más sobre vuestra marca y programar una consultoría con nosotros.